literatura venezolana

de hoy y de siempre

Traje de etiqueta

César Chirinos

IMAGEN 1 La Guajira recibe y Armando canta

Cinco muchachas guajiras esperan al público en la puerta del teatro. Ellas estarán vestidas y maquilladas según sus costumbres. Servirán de guías, entregarán los programas, ubicarán al público, que permanecerá de pie durante toda la función, conversarán con él. Las muchachas guajiras durante el desarrollo de la imagen hablarán solamente en su idioma.

Canciones interpretadas por Armando Molero se escucharán con toda normalidad.

IMAGEN 2 La Caricanteao juega dominó

Al terminar las canciones interpretadas por Armando Molero las luces del ambiente se apagan lentamente.

Una luz ilumina la mesita de jugar dominó. Allí se encuentran jugando cuatro hombres que muestran la consigna “La Caricanteao S.R.L., se enseña todo propósito”. El director está de mirón.

El Director: ¿Por qué te dejaste ahorcar la doble cena?

Jugador 1: ¡Tái momin plis! Los mirones son de palo.

Suena el teléfono y salta el Director. Los cuatro jugadores hacen un cuadro vivo.

El Director: (Toma el teléfono, le tapa la boca y se dirige a sus compañeros). ¡Chiiiiito! Como que picó el bagre. ¡Aló! Sí señor, a sus órdenes. Sí, cómo no. Sí, cómo no. Sí, cómo no.

Jugador 1: ¿Hasta cuándo, papaíto?

El Director deja el teléfono y se les acerca, frotándose las manos muy jubiloso.

Jugador 2: ¿Picó o no picó el bagre?

El Director: Muchachos… tenemos trabajo.

Los jugadores vuelven al juego violentamente. Colocan tres piedras fuertemente.

Jugador 3: ¡Trancao!

IMAGEN 3 El paraguas y la escoba bailan el valse

El Jugador 2 toma un paraguas y se sube a la mesa, ceremonioso. Jugador 2: Si usted me lo permite, señorita, le doy su baño con satura Doroty Gray 2…

El Jugador 2 abre el paraguas y se queda quieto. El jugador 4 sale corriendo a buscar una escoba en un rincón.

Jugador 4: ¿Me concede este vals?

Comienza a escucharse el vals “Noches de Maracaibo” en la interpretación de Aldemaro Romero y los dos jugadores bailan al compás.

Oscuridad. Pausa. Silencio.

IMAGEN 4 Una chufleta

En la oscuridad se escuchan las voces grabadas.

Voz 1: ¡Que viva la Saudita del Lago!

Voz 2: ¡Chiiiito! Mirá que te pueden oír.

Voz 3: ¿Oírnos? ¿Quién oye el olvido, loco?

IMAGEN 5 La gaita y los fantasmas I

Comienza a escucharse una gaita tambora con clarinete y se proyectan imágenes de una visita guiada al espacio teatral.

IMAGEN 6 El interior de una casa amplia

Se enciende la luz. En el ambiente objetos modernos combinados con antiguos. Entra y sale gente con trajes teatrales. Ellos meten, sacan, ponen y quitan cosas. El movimiento es constante.

Allí están los cinco miembros de “La Caricanteao”. Ellos están vestidos con disfraces de viejo. Llevan máscaras y sombreritos. Sus actitudes son de comediantes. El Director raya con una tiza en el piso y sus cuatro ayudantes lo miran en silencio, esperando órdenes.

Ayudante 1: ¿Y… qué hacer?

El Director: Aquí nadie va hacer nada, aquí lo vamos a inventar todo.

IMAGEN 7 Don Popora Valbuena

Don Popora se acerca. Lleva un sombrero pelo ‘e guama y arrastra consigo una camionetica F-100. La gente deja de salir y entrar.

Don Popora: ¿Pero qué están haciendo ustedes? ¿Quiénes son? ¿Quién les dio permiso para destruir mi piso de mármol?

El Director: (Sentándose en el suelo con las piernas cruzadas). Don Popora nos dio ese permiso. Don Popora, el dueño de este mundo sin descanso y sin fronteras. (Abre los brazos).

Don Popora: ¡Popora soy yo!

IMAGEN 8 Con la décima en el diálogo

El Director se levanta apresurado. La Caricanteao hace “pases teatrales” y comienza a escucharse lejanamente el acompañamiento de una décima.

El Director: Su esposa se llama Leda, ¿no es así, señor Popora?

Don Popora: Así mismo es.

El Director: La sirvienta de la casa lleva por nombre Yayi, ¿no es así, señor Popora?

Don Popora: Así mismo es.

El Director: El joven Pupa, su hijo, quien bailará el Vals del Emperador o El Emperador cuando nosotros metamos a la civilización a su hija Fortunata, espera a las diez a la gente del City Bank. ¿En qué hotel, señor Popora?

Don Popora: No sea toche.

El Director: A las 12 el joven Pupa está almorzando con la comisión de Cultura y Bienestar de la Asamblea Legislativa. ¿Tiene problemas acaso la Fundación Valbuena, señor Popora?

Don Popora: No sea toche. ¿Nos conocemos por casualidad?

El Director: No, señor Popora, jamás nos hemos topado.

Don Popora: ¿Entonces? ¿Cómo se atreve usted a negar a la Fundación?

El Director: No perdamos tiempo, señor Popora, tenemos mucho trabajo. Si no adelantamos los preparativos su hija puede quedar a las puertas de la civilización…

Don Popora: ¿Quién lo contrató a usted?

El Director: Llame a su ejército por orden alfabético como yo se lo he nombrado y lo averiguará.

El Director le hace una seña al técnico de sonido para que saque al cuatro del aire.

Don Popora: (Rabioso). Lo haré.

IMAGEN 9 La familia y el desfile de modas

Don Popora irá llamando a los miembros de su familia. Ellos aparecerán en trajes de etiqueta, modelándolos. Luces de desfile de modas.

Don Popora: ¡Yayi! Que venga Yayi.

Sale Yayi y modela.

Don Popora: ¡Pupa! Que venga Pupa.

Sale Pupa y modela.

Don Popora: ¡Leda! Que venga Leda.

Sale Leda y modela.

Don Popora: ¡Abuela! Que venga la abuela.

Sale la Abuela y modela.

Don Popora: ¡Fortunata! ¡Que baje Fortunata en seguida!

Sale Fortunata y modela.

IMAGEN 10 La gaita y los fantasmas II

La familia y La Caricanteao están en cuadro vivo. Comienza a escucharse una gaita de tambora con clarinete.

IMAGEN 11 Escena once

Don Popora: (A su familia). ¿Pueden decirme quién de ustedes es el cómplice de esta vaina?

Se acerca tambaleándose Weweche con un vaso de ron en la mano.

Weweche: ¡Poporita! Po…po…riiiii…ta…!

Pausa larga.

Don Popora: ¡Les hice una pregunta!

El Director: ¡Por favor, don Popora! ¡Mire a su hermana y a la quinceañera! Quince primaveras arrugadas por los callos de un exobrero. ¿Quiere acaso dejarla a las puertas de la civilización con las llaves en la mano? ¿Eso quiere, señor Popora? Acuérdese de lo que a usted le ha costado levantar esta familia, señor Popora.

Don Popora: ¡Cállese! ¡No sea toche! …Fortunata, dime la verdad: ¿hiciste otra de las tuyas con estos tipos? …Te callas. Comprendo.

Pausa larga.

Pupa: (Al Director). Usted continúe su trabajo, que yo me encargaré de arreglarlo todo.

IMAGEN 12 El retablo de las maravillas

El Director suena sus manos y en un retablito aparece un actor disfrazado de vieja. La vieja chismea a más no poder. Los chismes de la vieja.

El Director, que no esperaba esa imagen, vuelve a sonar sus manos y en otro retablillo aparece una cabria dorada y con ella un actor disfrazado de puta cantando “Eres como una espinita”.

El Director, que no esperaba tampoco esta imagen, vuelve a sonar sus manos y comienza a escucharse la marcha “Unter dem Doppeladler”, de Josef Franz Wagner.

Toda la gente en escena comienza a marchar en su puesto. Una voz describe el paso de una flotilla de aviones F-16. La voz, tal cual el locutor del desfile del 5 de Julio, describe las características de dichos aviones. Se escucha el paso rasante de la flotilla.

El Director nuevamente suena sus manos.

IMAGEN 13 La mabita o las furias

Dos miembros de “La Caricanteao S.R.L.” se hacen presentes disfrazados de mujer: uno representará a una modista y el otro a una maquilladora. Dan muestra de mucha pena y mucha incomodidad con sus nuevos vestidos.

La modista: (Al oído del Director). Piquemos cabos, loco, esto me huele a feo.

El Director: ¿Pero qué les pasa? ¿Les va a dar culillo ahora?

La modista: Acabo de ver en la casa a un “buchito” , Salmuera.

El Director: ¿Un “buchito” en esta fiesta? ¡Tái aviáo pues! ¿Qué se hizo la maquilladora?

La modista: Está arreglando a la gente.

El Director: Vayan los dos, ayuden a la comparsa de la quinceañera. (Mira el reloj). Estamos sobre la hora, se nos viene la noche encima.

La modista se va alejando y en su ida se tropieza con un negro.

La modista: ¡Vergación!

IMAGEN 14 Ciudadano, cédula

Comienza a escucharse un paseo vallenato.

Se escucha una voz que dice reiteradas veces: ¡Ciudadano, cédula!

La imagen debe mostrar la situación compleja del colombiano en la ciudad. Es necesario que sea con la poesía teatral la solución de esta imagen.

IMAGEN 15 La parte protocolar del asunto

Luz. Aparece el Director con ropas de otros tiempos y un palo de escoba adornado con cintas en la mano. Golpea con él en el suelo, anunciando a los invitados a la usanza de las fiestas de palacio.

El Director: (Anunciando para el público y golpeando con el palo). Plinio del Carmen Nieves Flores y señora, quien de agüero en Punta deLeiva llegó a ser empleado senior en la Costa de los Pitos, del otro lado de la Sultana del Lago.

Entran los anunciados.

El Director: El agente viajero Sinecio Porra y señora, conocido con el cariñoso nombre de “Ponquesito” y quien después de muchos años de ausencia viene al reencuentro con el lar querido en tan magna fecha.

Entran los anunciados.

El Director: Margarito Frascuelo Sepúlveda y señora, poeta y poetisa de la Sultana del Lago.

Entran los anunciados.

El Director: Ahora si se nos permite que una descendiente del nieto de la Chiquinquirá entre a la “sociedad” de ustedes, Don Popora Valbuena y la señorita Fortunata, su adorable hija, bailarán el Vals del Emperador o El Emperador. Delia, por favor.

Aparece La Maquilladora.

El Director: El disco en el picó.

La Maquilladora: Picó no se llama, Salmuera, se llama miniteca.

El Director: ¡El disco, Delia, por favor!

IMAGEN 16 El Vals del Emperador o El Emperador

Suena la música y comienzan a bailar. Primero Don Popora y Fortunata. Después se van agregando las otras parejas

IMAGEN 17 Benito, misericordia; Señor, misericordia

Comienza a escucharse el toque de “Misericordia, Señor, misericordia” de San Benito. El toque debe fundirse con el vals hasta que lo opaque. Los bailarines quedan congelados y la luz cambia.

Comienzan a salir otros bailarines con banderolas, palios, santos en la cabeza, cruces, estandartes y todo objeto mágico vinculado con los ritos religiosos.

IMAGEN 18 Hoy, día de tu cumpleaños

Luz. Todos los personajes que están en escena, después de una pausa, cantan el cumpleaños feliz en inglés.

IMAGEN 19 De los cocoteros al mundo. Show

Ambiente de piano-bar. Dos maestros de ceremonia vestidos igualitos. Uno presenta en inglés el show y el otro traduce al español. El show está formado por tres números principales:

Primero: El Dúo Las Tochitos, acompañadas a la guitarra por El Maestro de las Manos de Seda, cantan “El Botecito”. El Dúo Las Tochitos son dos viejas cantantes vestidas tal cabareteras de los años 40.

Segundo: El Caballero del Verso interpretará el poema “Rosalinda” en inglés. Acompañado al cuatro por El Maestro de las Manos de Seda. El Caballero del Verso se viste con un traje que es un híbrido de gitano y llanero.

Tercero: Un número travesti decadente.

IMAGEN 20 El beso

Al terminar el show.

Weweche: ¡Poporiiiita! Quiero darle un beso a la novia.

Pupa: (Rechazándolo). ¡Qué beso ni qué beso! Aquí no hay ninguna novia.

Weweche: Estáis celoso.

Pupa se suelta de un tirón de su hermana y golpea de un jurón la cara de Weweche que se tambalea y cae entre los invitados. Descomposición total. Todos intervienen. Oscuridad. Voces de auxilio. Sonido de disparo de revólver. Ruido de sirenas.

IMAGEN 21 Las ánimas y las matracas

Vuelve la luz y vienen las ánimas vestidas de rojo y de blanco. Traen una urna y todas llevan en las manos pinzas de las que usan los pasteleros. Las suenan acompasadas y solemnes. Se escucha un lloro de guajiras a lo lejos. La abuela se acerca a la urna por entre los fantasmas.

La Abuela: ¡Hijo! Yo no fui culpable de tu abandono y vos te fuiste de mi silencio, ¿por qué? La muerte domiciliaria es peor que la muerte.

Cuadro vivo de todos los personajes que se encuentran en escena.

IMAGEN 22 Dejálas llorar de dolor

El Director: Los llorones sólo serán llorones si hay que llorar y los cargadores ya vendrán en su oportunidad. ¿Chistes? No es un servicio que ustedes se merezcan. Ahora, si usted quiere que saquemos al difunto y lo coloquemos reunido con los veloriantes para que él escuche su propio anecdotario de parte de sus familiares y amigos más íntimos, sólo tiene que autorizarlo. Piénselo en familia. Hay tiempo para reír, tiempo para llorar, tiempo para gozar, tiempo para el tiempo… Dígame una cosa, señor Popora, de qué murió el difunto, tenía alguna lesión, alguna afección, algún trastorno?

Pausa larga.

IMAGEN 23 Un diálogo con Oliva

La Abuela: (Al Director). ¿Qué le hizo usted a mi hijo, que ahora mi hijo no es mi hijo?

El Director: ¿Oliva, qué le hiciste a Weweche, que ahora Weweche no es Weweche?

Voz de Oliva: Le quité el lunar de la nuca.

El Director: (A la abuela). Le quitó el lunar de la nuca, abuela.

La Abuela: ¿Por qué? ¿Por qué hicieron eso?

El Director: ¿Por qué le hicieron eso, Oliva?

Voz de Oliva: Porque ya no lo iba a usar.

El Director: (A la Abuela). Porque ya no lo iba a usar, abuela.

Pausa larga.

El Director: Ha llegado la hora.

IMAGEN 24 El entierro de la sardina

Comienza la marcha fúnebre de la procesión del Santo Entierro interpretada por los músicos cachimberos. Le colocan sobre la urna una sardina inmensa. Comienza el cortejo, tal cual procesión. Durante la procesión, saliendo todos de escena, la voz del narrador, grabada.

Voz del Narrador: Era un Martes de Carnaval. Weweche, Perín Perín, Vaso ‘e Cama y yo habíamos empezado a beber desde las 8 de la mañana. Desde los Agachaos hasta el Callejón Jugo no se nos salvaba nadie: agua pa’ to’ el mundo. Weweche tenía su reducto en la calle Jugo. Vaso ‘e Cama en la placita de la Muñeca y Perín Perín y yo en la Cayena. El jefe civil, viendo aquella aguazón, se encojonó y movilizó todo un ejército de tombos. Creo que era Mamucha, pero no recuerdo. Lo cierto es que nos puso a todos “paticas con manos” en la Jefatura Santa Lucía, menos a Weweche que se enconchó. Pasó el tiempo y Mamucha se dio por vencido. Weweche le dio tiempo de roncar la “pea”. Le dieron la noticia de lo de Mamucha y dijo… ¿cómo fue que dijiste, Weweche?

Una Voz: ¿Pero qué fue lo que hizo?

Voz del Narrador: ¡Coño, aguantáte! ¡Dejáme coger funche! Se disfrazó de mujer y nos dijo que la llamáramos “Rosa la Caleña”. Después nos pidió que lo acompañáramos a la placita de la Muñeca donde estaba el jefe civil bailando. Puso a Perín Perín a que anunciara por el micrófono que “Rosa la Caleña” pedía el honor de bailar una pieza con el licenciado Mamucha. Mamucha se sintió muy complacido y Weweche le empezó a dar vueltas con el mambo número ocho. Todo el mundo se reía porque sabían de quién eran aquellas tetas y aquella popa de “Rosa la Caleña”. Lo demás lo sabemos todos.

Termina el cortejo y la música.

IMAGEN 25 La Caricanteao juega dominó II

Comienza una gaita. Una luz ilumina la mesita de jugar dominó. Allí se encuentran jugando los miembros de “La Caricanteao S.R.L.”. El Director está de mirón. Los jugadores entran al juego violentamente. Colocan tres piedras.

Jugador: ¡Trancao!

La gaita y la luz y el espectáculo terminan como el relámpago.

Fin de Traje de etiqueta

Sobre el autor

*Fotografía: Álvaro Silva

Deja una respuesta