literatura venezolana

de hoy y de siempre

Tejido Nocturno

Arturo Sosa Leal

 QUIETUD

«De tu mirar de sombra

                      quiero llenar mi vaso»

XL Del camino

Antonio Machado

Del vaso de mi vida

entran y salen angustias

saltan con garrocha su borde sinuoso

mi vaso contiene un líquido en calma aparente

burbujas de desamor

cosquillean el cardumen de mis alegrías

muñecos mínimos escalan el cristal

trepan por sus ornamentos y se disuelven

las manos que aprietan mi vaso

calientan el caldo de emociones

con el dedo acusador mezclan melancolía y esperanza

hurgan el fondo

ignorando que ese líquido,

volátil y explosivo,

horadó el continente

donde salen poemas

números bendiciones y ofensas

cuando esto pasa

mi vaso se recompone

llena el cuenco de vino tinto

y se evapora en la mirada del deseo

Mi vaso está lleno

Mi vaso está vacío

labro peldaños hacia paisajes desconocidos

veo un recipiente de vidrio

paredes manoseadas

en una playa repleta de pocitos brillantes

ahí nadan ideas buscando el mar

descubren talentos en esa fuga

los aprovechan

y consiguen mantener

la calma aparente de mi vida.

***

CUANDO NO EXISTES

Cuando estás distraído

el camino parece roto

se hace fácil expresar tristeza

la piedra del zapato, Gibraltar

la lágrima, océano que rebosa esclusas

Ahora siembro en pantano salobre

abonado con dolor

¿Cómo será la cosecha?

¿Llegará?

Ojalá llueva el amor

En los rincones hay mugre de años

flota el vacío

cae la mariposa

ni el perro flaco aúlla

guarda energías para frotar sus lagañas

sucumbo ante la ironía

en Ti confío.

***

Ojos azules, veneno
raíz y esperanza que ofrece ansias al jefe bermejo
Martirio eterno
volvería persiguiendo un beso
¡Desátame!
Eres desecho que hiere
evangelio y juramento
como morir lentamente y temer
Canta la vida hielo y escarcha
donde escucho un relámpago libre
defender carne y huesos de adolescente
Voz que tiene razón
para deshojar un zodiaco de destinos, aconteceres,
mañana se derramará el infierno y quemará el viento la ausencia…
Ambos miramos por siempre
esperando la felicidad gemela
esa magia que se sueña.

***

TEMPLO

“Esta caja de piel

que contiene mis pesares”

se ha mudado de tiempo

mi armazón busca obstinada

su lecho final

el asperger del azogue

abre el álbum de la memoria

la comparación es inevitable

recorro tiempos idos

teñidos de inconsciencia

aunque pretenda ignorarlo

están

hacen mella en el molde

la carne apunta al suelo

batalla con la gravedad

la mirada asistida detalla menos

profundiza más

pocas cicatrices visibles

las otras

adornan por dentro

y fortalecen mi pecho antes turgente

el potro brioso

se ha vuelto selectivo

escoge con celo

el sitio donde pastar

hay grietas que hablan del tiempo

delatoras

juegan al escondite con el espejo sapo

si bien la edad es solo un número

mi dermis no se entera

le hace caso y saca cuentas

así mis huesos

acusan el rigor de Cronos y claman prudencia

es mi templo

del que no puedo ni quiero escapar.

***

ESPIRAL

Caminas con la mirada fija en el centro

sobre una línea curva

la más perfecta de todas

cada paso que das te aleja del foco

del objeto amado

Andanza en laberinto sin escape

salida que no se ve nunca

Sin perder de vista tu objetivo

te confundes cada segundo

confusión que te paraliza

Inmóvil, sigues buscando

mientras más buscas más te alejas

mientras más te alejas

enfocas mejor y comprendes tu desacierto

culpa que crece en progresión geométrica

porque el caracol de tu camino

tu camino de espiral

se llama mentira.

***

FICCIÓN

Intento avivar la corriente

la que estuvo bloqueada y perdió su fuerza

recordar el milagro ocurrido

explorar los altibajos de la vida

viajando en la montaña rusa que elegiste

abordando a empellones el vagón primero

en claro alarde de ansiedad

convertido en ritual

Ahora cayó la noche sobre la costumbre

pretende imponerse en rebanadas grises

viste sobretodo invernal las cuatro estaciones

desayuna abrazos apagados

disfrutados en tu lado de la cama

donde añora amaneceres de miel

Hoy, al borde del acantilado

de cuyas piedras emanan recuerdos

se eleva una tristeza disfrazada

una carcajada que desfigura rostros

y peina con su mano crines de memoria

Yo le apuesto a la tregua

al pacto de no agresión

Desprende tus tormentos

sana la fiera vulnerada

y regresa con ramas de olivo adornando tu frente

No importa el tiempo

te estaré esperando.

***

Silencio que no calla

cuando lo hace

entona melodías con los dedos del pulso

ni el sueño logra enmudecerlo

en él declama el paso de la vida

elocuente y libre

teme descubrir certezas

lo aturde la campana del pensar

en ese silencio hay un niño que grita con voz suplicante

quiere ser oído

busca tribuna en esta función continuada

en esa bóveda oscura

el silencio no existe.

***

VÉRTIGO

 Estallan los huesos

forman estrellas clavándose en la arena

construyen un castillo con banderas de nácar que ondean tu mirada

Marea fluctuante

seduce para olvidar el círculo de llamas que calcina el pecho

Por los agujeros azules del algodón

se cuelan los fantasmas de la memoria y describen un remolino sin final

Aferrado con pies y manos al látigo que me sacude

viajo asustado esperando el golpe

Nada aturde tanto como el vértigo

el que siento cuando faltas

cuando el reflejo de aquellas banderas nacaradas

no visitan ya mi playa.

***

La mejor frase del día

la más afortunada

la más diciente

la busco entre cuerdas que vibran alegres

para luego disfrutar del letargo

que sucede al éxtasis

En la maraña de ruidos

hay un susurro escondido bajo piedra

sospecho pueda crecer

si despejo las arenas cancerberas

Descubro el campo del aliento ahogado

y crece ante mis ojos

una gran hoja con letras

una historia en forma de libro

que guardo con celo en el bolsillo de mi pecho

me arropo con ella cada noche

y cada vez que encuentro, satisfecho,

esa frase escurridiza y el poema que me calma.

***

Cenizas de un incendio lejano

caen domando el viento sobre mi lecho

pintan de hollín mi almohada

y ésta, de gris mi cabello

Así llegan los recuerdos

conducidos por jinetes borrosos

fustigados por el deseo de vivir

sufren el manotazo de un parpadeo

¡Tan ligeros!

se expanden en lago tibio

rodeado de bosques donde crece la nostalgia

En caminos retorcidos y asimétricos

donde repaso las hojas vividas

ocurre el inevitable inventario

el saldo es casi tan rojo

como ese incendio lejano.

***

Caminar este valle por necesidad

patear sus calles y avenidas

esquivando monstruos

saborear sus plazas o esquinas

es sentir el imán de la tierra

un canto de mujer pez que destruye ataduras

y atrae lo ignoto

Percibir el calor que transforma colores haciéndolos irreales

Enamora la magia del recuerdo ancestral

testimonio de pertenencia a esta tribu amalgamada

a este suelo que absorbe energía e insufla valor al andariego

Por caminos de asfalto caliente

o aceras maltratadas por el tiempo

Por brechas de oro polvoriento

o senderos de piedra

existe una grieta donde brota vida aferrada a este sustrato benefactor

Esta hoyada que sube cerros

por escaleras estrechas

llama con grito profundo

y ablanda corazones cuando la tierra invoca lealtad

La canción que merodea estos muros para robar tesoros intangibles

retumba estridente en los zaguanes

en las veredas del bloque o en el kiosco de la negra

hay una maraña de nervios exaltados

Todos conducen al mismo laberinto

Creemos perdernos

pero encontramos siempre la salida

con el hilo amoroso del arraigo.

*Foto: Geczain Tovar
2 comentarios en «Tejido Nocturno»

Deja una respuesta