literatura venezolana

de hoy y de siempre

Poemas de Tomasa Ochoa

NO ES NADA
Una creciente de nada
sin saber por qué
fuertemente golpea mis párpados
mientras a solas
cierro mis ojos para pensar
en el espacio mudo
***
CARIÑOS A DIOS
Gracias por venir, amor, fuiste muy oportuno
sabes, te esperaba
con la doña te mandé mis recuerdos,
aún así anhelaba verte.
A veces me entretengo hojeando tus cartas viejas,
las nuevas no las abro hasta que no envejecen,
es que me parece que en ellas, me dices que vienes detrás
y al no verte llegar, de angustia desespero.
Si supieras que le salgo al viento con alegría
fue que la otra vez, alguien me dijo
que esperara porque en él vendrías.
Bueno mi amor, cariños a Dios.
No olvides escribirme.
Siempre te espero.
***
QUERELLAS A MI PUEBLO
Aquí me tienes
mi terroncito de tierra dura
vengo a contarte algunos recuentos
de mi desenvolvimiento.
No te pongas triste
si es que me ves llorar.
Es que hay algunas frases que zapatean
en lo agudo de mi garganta
sin poder brotar,
porque son duras
tienen espinas y suelen mi voz hincar.
Ay, si supieras cómo me han tropeado
las otras tierras.
Es que nunca has debido dejarme ir.
***

ENANA

Aquí estoy apelmazada
desde acá veo a los de allá
me fijo en los que pasan
y en lo que pasa
calladita pienso y me digo en voz baja:
no te preocupes Enana
que un día de tantos
también tú pasas
***
15 DE ENERO
a Montalbán
Pueblito mío
si algún día volviese a ver
¿Cuántas cosas sabrás?
aun distante sé como eres
y no escapas de mi alma
a oscuras te amo sin límite
gracias por recordarme
en mi cumpleaños.
***
ECLIPSE ’91
Ve y dile a Gabriel
que transité por un paraíso sin luz
y muchas veces fui quemada.
Ya me ves, escaleras arriba
doblada de cicatrices.
***
SEPULTURERO
Navegando en agonía
esclava de mis andares,
rompí camino al final
y me iba capeando la tierra.
No sé qué quiso decir.
Aunque no le di respuesta
sé que deben bajarme.
Quiero sentir allí los inviernos
y saber de lo que hablan las noches.
***
ÁMAME
Nútreme de esperanzas
en cualquier noche como otras
aunque de cansancio
la luna desvanezca
y los luceros curiosos

no puedan abrir sus ojos.

***
AGONÍA
Si te dijeran
que el azul de tus ojos
lo robaste del mar
y el enfado de tu sangre
a la noche gris,
yo diría
la calma que hoy reflejan tus pupilas

pudo ser mía.

***
ONCE
Mirada triste de mar ausente,
ojos que te roban sin ser vistos,
aguas turbias que aclaran al verme
si el viento agita sus cabellos.
Recuérdenme
y por vida santa
díganle si lo ven
que estuve aquí.
***
VÍSPERA DE LOS INOCENTES
Nunca digas que eres
el hombre a quien amo.
De enterarse el mundo
mi mente quedaría sin luz
y mi sangre sin calorías
ya que es un enigma
este amor sagrado.

Deja una respuesta