literatura venezolana

de hoy y de siempre

Poemas de Carmen Cristina Wolf

Escribe una calle para mí
una calle de sol como tus manos
escríbeme una ciudad
de altos jardines luminosos

Escribe un hombre
y habite el mundo como una llama inextinguible

Escríbeme un país,
el país que me sabía de memoria
y lo aprendí en mi infancia
No lo encuentro
crea una palabra
que haga cesar las guerras
entremos de nuevo al paraíso
Transforma la rama seca en bosque
y la selva en un trazo de tinta azul marino
Tendré motivos para la hermosura
el resplandor primero que iluminó las cosas
hallaré la semilla en lo innombrable
escribe
un poema
para mí

***

Si pudieras contarme el secreto de los girasoles
la cayena indefensa en medio de la lluvia
si pudieras decirme el sabor rojo de los tulipanes
y el matiz verdinegro de las hojas.
Dime cómo besan en la piel
sus colores de agosto
escribe un poema que sea ahora
no dejes que se pierdan tus versos vegetales.

***

Te escribo con urgencia
porque no puede ser de otra manera
para pedirte que me cuentes
cómo es el sonido de las constelaciones
los colores del relámpago
el galope de los caballos
en las tempestades de octubre

***

AUSENCIA

Los minerales permanecían mudos
sus contornos buscaban las formas

−aún no había tonos verdes

El germen de conciencia
se dejaba ceñir por los océanos

Él se acercó, tenía atisbos de aurora en su mirada
mis manos fueron el refugio exacto de sus cabellos
un temblor de sangre abrasó mis entrañas

Desde entonces −cuando regreso al mundo−
Vuelvo a sentir los pasos de su ausencia

***

AIRES DE LIBERTAD

Te pierdes tras los edificios
me quedaré con tu espuma y tus formas
los pies se quedan anclados en el polvo
tú flotas más allá de las copas de los árboles
hasta que cae la lluvia en algún prado
El aire es libre, más aun que las nubes
El hombre permanece asido a sus apegos
sembrado en algún punto de la tierra
va pegado a su sombra
a veces el alma escapa de su cárcel de huesos
Solo es libre su esencia

***

A LO LEJOS

A lo lejos la montaña y él del otro lado
ella lo imagina en aquella ciudad
donde los días se vuelven largos

Cuando era joven preguntaba
si el amor aguardaría en la ciudad
dispuesto a venir
a solo un chasquido de los dedos
No hay distancia mayor
que la lejanía
de los amantes

*Publicados en: https://circulodescritoresvenezuela.org

Deja una respuesta