literatura venezolana

de hoy y de siempre

Pim pam pum (capítulo 1)

Alejandro Rebolledo

LIMBO

Julián, Caimán, Chicharra y Luis. De la pandilla de Los Palos Grandes sólo quedamos dos. Caimán en silla de ruedas y yo. A Chicharra lo mataron en el 87. De loco se fue con un BMW a controlar perico a Sarría y de allí no salió. Julián se despidió en el 92. Se pegó un tiro por culpa de Claudia, la puta esa, que lo dejó por Carlos.

Ya Los Palos Grandes no es igual, Caracas no es igual. Están aterrorizados con la violencia, los robos y esas mierdas, pero qué va, nadie me engaña, Caracas es más pangola ahora. Choros, muertos, asaltos y pobreza desde que tengo memoria existieron, pero en los últimos años, además de eso, la gente se ha vuelto paranoica, más moralista y conservadora. Antes había libertad, drogas y locura. No sé, o la gente anda en otra nota o yo me quedé en una. Hay una nube negra sobre este maldito lugar.

En los ochenta, los millonarios eran punketos. Punketos millonarios. Se compraban la droga más rica, se vestían mal y bailaban pogo en sus casas del Country. No sé, querían escandalizar a sus padres. La gente más fuerte que he conocido estaba en esa década y en el bulevar de Sabana Grande. Eran unos raticas. Estaba El Negro Armando. También era punketo, pero de barrio, malandro. El tipo lograba lo que quería, tenía demasiada labia. Pim, pam, pum, un cuento chino y terminabas dándole 100 bolos, que en ese momento eran un billete; bueno, no tanto. Orlando embaucó a media Caracas. Hacía conciertos, fiestas y vendía coca chimba. Con esos reales se fue a vivir a Tenerife y montó una discoteca allá.

Babú, Babú era el rey. A los 14 años tenía un mohicano azul en la cabeza y vivía en la calle. Era hijo de inmigrantes polacos, pero de barrio también, de Coche. Ni en Inglaterra existió punk tan punk como Babú. Ahora es hippy y tiene sida.

Entre Sabana Grande y el Country Club estaban los bichitos de Chacao y Los Palos Grandes. Después estaban los de Los Ruices, La Urbina y La California Surf, sin olvidar a las joyitas de Prados del Este y Caurimare, burda de pavos. Ese era el circuito que completaba el universo del Este. No éramos punketos, pero surfeábamos, nos drogábamos y robábamos repros. No había tantos peos por el dinero, todo lo hacíamos por diversión. Cero paranoias. Hasta los culos eran más resueltos.

Recuerdo cómo perdí la virginidad. Estaba con Caimán en el CCCT, paveando, porque también éramos pavos, ¿no? Tenía 13 años y Caimán me dijo: «Hoy nos tiramos a unas bichas, te lo prometo, Luis». Y así fue. No había mucha gente en el centro comercial aquel día. Era un martes y hacía poco que habían inaugurado la nueva etapa; estaba la fiebre. Nos fumamos un tabaco y empezamos a recorrer los pasillos de ese infierno. De repente, te lo juro, encontramos a dos perritas igualitas a nosotros, de la calle, fumonas, y que andaban, como decía Kiara, buscando pelea. Fue amor a primera vista. Agarramos un autobús y nos fuimos a casa de Caimán. Vivía con los abuelos. El señor Fernando tenía como 90 años y estaba siempre borracho; no se daba cuenta de nada. Su esposa, la señora Josefina, tenía como 70 y estaba todo el día durmiendo. Caimán era un rey, hacía lo que le daba la gana. Sus padres lo habían abandonado y él era feliz. Cada vez que paso por la cuarta transversal de Los Palos Grandes y veo que la quinta Coromoto está toda picada y rodeada de edificios posmo, me dan ganas de llorar.

Subimos a la azotea con las perritas. Yo andaba con una rubia que me decía que se llamaba «Laquetira», como «la catira», ¿sabes? Y Caimán con una morena, María Teresa, que estaba ricarda. Nos fumamos un tabaco y comenzamos a meternos mano, divino. De repente, cuando la cuestión se puso candela y ya le había agarrado el chocho a Laquetira, la otra jeva, María Teresa, le dijo a Caimán que quería estar conmigo. A él no le importó, a Laquetira tampoco, y a mí menos. Nos cambiamos y reímos. Éramos muy jóvenes.

María Teresa era un ángel, olía a pipí de carajita. Besaba bien. Tenía unas teticas chiquitas, pero ricas y duras. Era una perra. Soy fanático de Ginger. Me lo mamó y yo a ella. No sé qué fue mejor. Rarísimo. No era como en las películas porno, o como cuando me masturbaba. No sentía el glande. Lo demás fue demasiado.

Cuando se lo metí, me dolió y a ella también. No supe qué hacer. Lo seguí moviendo y nunca acabé. Más nunca la volví a ver. A la otra, Laquetira, siempre la veo por ahí, vieja, fundida y fea. Quisiera encontrar a María Teresa. He pensado hasta en poner anuncios en el periódico o ir a la sección de desaparecidos de Sábado sensacional. La necesito.

Caimán y yo siempre hablamos de ese día perdido de los ochenta. No sé, metido en esa silla de ruedas no hace más que recordar, meterse perico y navegar por Internet. Se le van los ojos hablando del pasado. No es que yo esté mejor. Ahora anda loco y lo tengo que cuidar; es mi deber. Siempre me dice: «Tú eres el próximo, Luis, viene tu turno», y yo no quiero pensar en eso, pero es cierto. Hace un año, Caimán sufrió un accidente en la autopista de Valencia. Quedó paralítico del ombligo para abajo. Chicharra fue el primero, luego Julián, Caimán quedó jodido y ahora vengo yo. Mi instinto de supervivencia me dice que me cuide, que me ponga pilas, que arranque. Estoy perdido. Mi viejo se murió hace un año y mi vieja está podrida en una cama y no me quiere ver. No hay dinero en la casa. Siempre utilicé el billete para rumbear y joder. Ahora estoy desesperado, quiero ser millonario, quiero irme a vivir a Miami, instalar a mi vieja en sendo apartaco en el Este, comprar una camioneta gigante. No hay dinero.

Ya casi no me meto perico, sólo marihuanita una vez al día: desde que me levanto hasta que me acuesto. Me cago de la risa. Sé que es una tontería, pero ninguno de mis panas está mejor. Creo que estamos jodidos y que no hay lugar para nosotros en este mundo, que no hemos hecho nada, que nadie ha hecho nada, ni lo va a hacer.

No confío en nadie. Todos están jodidos, nadie es feliz. Ni Laudvan, que es pintor, intelectual y sabe hablar inglés. El tipo es burda de inteligente. Ahora escucha música techno, así, house y mierdas raras, y le entiendo poco, aunque es pana. Cuando estudiábamos juntos Filosofía en la Central, se metía burda de pepas y hablaba solo. Todo el mundo se burlaba de él o le tenía miedo. Yo lo defendía y aún hoy seguimos siendo panas.

André es gay y dicen que está en París. Hace tiempo que no sé de él. El panita André de Caricuao, el malandrito más desubicado de todos. Los demás panas o están con un trabajito chimbo por allí o bien lejos, los que tuvieron chance de escapar de este infierno. Una vida sabrosa estudiando música en Boston o cine en Nueva York. Me dan arrechera todos esos mamagüevos que se fueron. Solicité la visa para Estados Unidos dos veces y las dos veces me la negaron con asco los maricos gringos.

HUELE A PESCADO

Despierto y no me quiero levantar, no tengo nada que hacer. Alguna vez un pana me dijo que si no dormía aprovechaba la vida más, un 50 por ciento más. No creo. Hago más dormido que despierto. Además, el tipo era alto periquero.

Odio mi casa. Mi mamá no me habla y está toda deprimida. Creo que le enrolla que fume tanta marihuana, porque lo sabe. También le enrolla que sólo haya llegado hasta el segundo semestre de Filosofía y que no me graduara. Es que entré allí para que luego me dieran el cambio a Comunicación o Derecho; no lo conseguí y lo que hice fue ladillarme durante un año. Platón, Kant, Marx, me cago en todos esos mamagüevos. No aprendí nada. Qué ambiente más deprimente.

Odio la calle. Odio Los Palos Grandes. Ya la gente de la vieja guardia no está. No sé a dónde ir. Parece un pueblo fantasma. Puros recuerdos son los que quedan por ahí. Visito a los panas que no han desaparecido. Al Tufo, por ejemplo. Oigo sus cuentos con la policía, el jibareo, lo del secuestro del niño Vegas. De lo tripa que era la Caracas de los años setenta, de cómo se fumaba la yerba, de las rumbas de rock ‘n’ roll, las jevitas vueltas locas con la onda hippy. Los tipos eran unos raticas. Secuestraron a un carajito que era primo de uno de sus panas, pidieron un rescate, lo cobraron y el chamo, no sé cómo coño, se murió. Detuvieron a todo el mundo y sólo metieron preso al más bichito. Desde ese día la policía no dejó de ladillar.

El Tufo es un buen quemado, un tipo quedado en la nota de los setenta, pero es pana y sabe cómo es todo. Es bien. Hoy no quiero ver al Tufo. Es depinga, sí, pero también me deprime. Yo no quiero ser como él.

Quiero tener dinero y olvidarme del pasado, no quedarme en la nota, pensar en el futuro. Tengo un año sin meter el pepino en ningún lugar. Estoy desesperado. Pero sé que hoy voy a tirar. El aire huele a pescado, a chocha, a cuquita rica. Tengo un sexto sentido para eso. Hoy todos los chochitos del mundo se derriten, y no por calor. Hoy voy a mojar el pepino.

Además, tengo una invitación para una discoteca, el Bar 3, o algo así. Mis panitas sifrinos, que todavía los tengo, me consiguieron una entrada. No sé si es porque siempre cargo monte y lo necesitan, o si es por compinches, no importa. Tengo una invitación para una discoteca y el aire huele a chocho.

La última vez que tiré fue sin condón y en Río Chico, con una negrita del pueblo. Olía a mierda, pero era una demonia. Yo no soy racista, pero llega un punto en que me enrollan las negritas. Yulitza, o como coño se llame la puta esa, no tenía muchos dientes y lo mamaba bien. Se lo metí por todos lados y no acabé. Al final me preguntó mi nombre y teléfono, «por si acaso una sorpresita», soltó. Le dije que me llamaba Ricardo Cisneros, que mi papá era dueño de Venevisión y le di el teléfono de un pana. Ojalá haya quedado embarazada la perra esa y haya llamado al pana. Me cago de la risa. Eso fue en las vacaciones de diciembre del año pasado. El último año bueno de mi vida. Me tiré como a diez. La más rica: Andrea, una pollita de 18 años que vivía en El Marqués. Una rumbita, un tabaquito, una curdita y pim, pam, pum, me la llevé a un parque de Chuao. Allí, al aire libre, me la eché. Rico. Ella paradita apoyándose en un columpio y yo detrás metiéndoselo. Chochito apretadito. No paró. Quiso que le diera hasta las cinco de la mañana. Como no acabé, se arrodilló y, primera vez que alguien hace algo tan lindo, me lo mamó hasta que ya no pudo más. Jamás terminé. Debo reconocerlo, tengo un problema sexual, no eyaculo cuando tiro con las jevas, sólo cuando me masturbo. Estoy enamorado de Andrea. Ella no me quiere ver.

Sé que soy un rancho, un barranco y un desastre. Un quemado, lo sé. Pero las mujeres también han cambiado. Están sólo pendientes del billete, de los restaurantes caros, de los vestiditos de moda, de aparentar, de conseguirse un maridito que las saque de su casa y les monte un apartaco con tarjeta y carro. La he llamado más de una vez y siempre: «No está». Se hace la loca.

También hubo sus barrancos, cómo no. Además de la negrita, me cogí a una gorda y a una vieja. Yo le echo bola a todo. Las gorditas tienen un chocho inflado y gigante, un caparazón duro como el de las tortugas; eso excita. La viejita fue por puro queso en un hotel feo y barato. Una rubia oxigenada como de 50 años, birriondísima, que pillé en El León. Fue comiquísimo, y me lo tripeé. Me decía: «Yo soy tu niñita, soy tu niñita, métele el pajarito a tu niñita». Me cago de la risa.

REFLEXIÓN I: LO QUE QUIERO ES UNA JEVA

Para qué me voy a caer a cobas, lo que me gustaría es tener una jeva legal, un culito con quien ir al cine los fines de semana, con quien hablar paja, con quien tirar todos los días. Nunca he tenido algo así en mi vida y de bolas que me hace falta.

Es algo más profundo. No sé si Platón, Sócrates o Fedón, porque esos maricos eran una cuerda de locas y ninguno asumía su barranco como es, decía que había que despegarse del cuerpo, de las pasiones, de lo que siempre cambia para aferrarse a lo absoluto, al alma, a la razón y a lo que permanece, ¿entiendes?

De repente eran evangélicos. No sé por qué decían eso. Debe ser que como eran sendos gays y famosos y tal, tenían un viaje de novias y novios y nunca sintieron la necesidad de ser amados. Yo lo necesito, quiero a alguien a mi lado, alguien que me recuerde que hay algo más allá de este barranco. Ahora que lo pienso bien, el marico de Platón, o de Sócrates, no importa, tenía razón, si te aferras al cuerpo y a las pasiones no puedes vivir en paz, te quedas en un solo plano, te quedas en el de la jeva no me quiere o te quedas en el nadie me quiere, y hay que trascender, ¿o no?

A conciencia, hay que concentrarse en lo absoluto, en el alma y el conocimiento, si no, eres burda de fashion y superficial. Tienes que olvidarte de que eres un pobre bichín, insignificante y perdido en el universo, que jamás conseguirá amor ni nada parecido y un día se morirá sin más. Eso fue lo que hizo Sócrates justo antes de beberse la cicuta e irse para el coño, concentrarse en lo absoluto, donde no hay amor carnal ni un coño.

Que no sea marico nadie. Yo lo que quiero es una jevita.

TIRO POR LA CULATA

No tengo ropa. Si tuviera plata me compraría unas franelitas Armani bien legales. Unos pantaloncitos de vestir y unas boticas posmo. Hasta me pondría zarcillos en las orejas, me metería en un gimnasio y me pondría bien papeado. Me cago de la risa, ¿yo papeado?

Por ahora muero con mis Timberland gastados, mis Levi’s sucios y mi camisa de rayas del año 93. Me veo legal, como cualquier pavo más. Soy flaco, tengo el pelo negro y la cara blanca. No voy a desentonar.

Controlé un buen pedazo de monte, verdecito con punticos rojos. Crema. También, como sé que voy a mojar el pepino, pillé un pelo de coca, una bolsita más o menos, para animarme y desinhibirme. Fumo, huelo, un roncito y me veo en el espejo. Todo bien.

El Bar 3 ese del coño queda cerca de mi casa, en La Castellana. Dicen que hoy un discjockey famoso va a poner música allí.

Supuestamente los panas me iban a esperar en la entrada, pero qué va, no están. Me quedo afuera y analizo la situación. Hay miles de personas, todas desesperadas por entrar. ¿Cuál es el peo, cuerda de mamagüevos? ¿Estamos en el cielo o qué?

El portero no deja pasar a nadie. A mí, jamás. Mejor ni me le acerco. Pasan como 20 minutos, no demasiado aburridos porque me morboseo a las mamis que se aglomeran frente a la puerta y gritan el nombre del dueño.

Escapo y me meto casi toda la bolsa en un rincón del centro comercial. Uf. Regreso y ya no me importa nada. Ahora la estoy pasando bien, jalado y con los músculos de la boca trenzados en una sonrisa.

Los tipos que están frente a mí, unos seis bichos, unos monos de mierda, inician una revolución para que los dejen entrar. Gritan y empujan. Rompen el cordón de seguridad y corren adentro.

Tras ellos, despacio, tranquilo, estoy yo. Nadie mira. La seguridad detiene a los marginales y los bota a patadas. Tienen la cara ensangrentada y piden piedad. Paso al lado, pongo expresión de asco y listo, estoy a salvo. Las luces y el sonido explotan en mi cara. Eso es lo bueno de salir solo.

Un cogeculo. No se puede ni respirar por la cantidad de gente que hay. No veo a los panas que me invitaron, y mejor. Está el loco de Alqui y sus secuaces. Parece un malo de Batman, como El Pingüino o alguien así. Es un peluquero de la vieja guardia, gay, posmo y periquero. El tipo es fuerte y me quiere. Usa cadenas, extensiones en el pelo, abrigos de peluche y gorras raras. Juntos recordamos los años ochenta. En esa época se hacía llamar Alqui Tran, ahora es Alqui no sé qué mierda. Me invita un pase que está mejor que la coca que compré. El Alqui siempre calidad. Lo acompañan un viaje de loquitas nuevas, porque Alqui es un vejete. Bailan y me miran. Yo, con los gays, a 20 metros de distancia. Estoy bien gorila. Me mezclo con los pavos. Los odio. Les quiero poner 100 bombas y que vuelen en pedacitos a Miami. Maricones. Están tan jalados como yo. Es como verse en un espejo, es hasta más vidrioso.

Hay tremendos culos en el local. Pero todas las bichas están pendientes de un chuleo, de que les inviten un trago y esas cosas. Cuaimas. No hay ternura en sus caras. Sus tetas están allí más o menos, infladas con sostenes de algodón; sus culos, allí, medio parados. La celulitis, te lo digo, la llevan en el alma.

La experiencia me dice que hay que esperar a que las mujeres se emborrachen. Una vez prendidas no hay quien las pare.

Voy a donde está el discjockey famoso. Tiene pinta de posmo, o de gay, no sé. Es un gordo calvo con cara de culo, me parece conocido, creo que fue punk, pero del Oeste, que andaba con la gente de Desorden Público y el ska. La música que pone es como el house que le gusta a Laudvan, no la entiendo muy bien, es una changuita, un disco rebuscado, pero la gente se mueve más o menos, las carajitas menean esas nalgas fuertemente y eso es lo que importa.

Voy al baño y me meto otro pase encaletado. El que cuida la puerta me ve con odio; tiene pinta de querer llamar a la policía. Negro de mierda, te voy a dar una sola mano para que aprendas, como si en tu barrio de porquería no fumaran bazuko y crack, mamahuevo.

Hay una bichita, medio enana y gordita, pero vestida very nice, que está pagando, que baila sola en la pista y que mira hacia acá. Parece borracha. Me le acerco y le sigo el paso. Bailo al estilo Billy Idol 85, no he aprendido otro movimiento y, qué va, tampoco se me dan ni la salsa ni el merengue, aunque me vacilo al Héctor Lavoe.

Mira, coquetea, se hace la dura, me le acerco. Le rozo el huevo por las nalgas, se asusta, se aleja un poco, da una vueltica, sacude el pelo y la muy zorra regresa. Estoy listo, pienso. Como dije, no fallo: hoy olía a pescado. Cierro los ojos y me dejo llevar por la música, es una tripa. Me imagino quitándole la camisita de moda a la jevita, lamiéndole el perfume de moda, escoñetándole el peinadito de moda. Me excitaría muchísimo cogerme a una mariquita de estas. Darle duro, que sangre, que llore.

El techno ese, junto a la coca y los tabacos, me vuelan el coco, empiezo a tripearme cosas raras. Creo ver a Carlos Andrés Pérez, me gusta burda ese carajo, bailando house. Me imagino a mí mismo surfeando en el espacio como un superhéroe. Me olvido de la jeva. Y soy el papi, superpapi que todo lo puede, el Cometín que surfea en el espacio con Carlos Andrés Pérez y unos duendecitos verdes.

Verga, estoy demasiado drogado.

La tripa no dura ni 20 segundos. Cuando despierto y abro los ojos, la mami no está. La busco por la pista y nada. La busco por la barra y nada. La busco por el discplay y nada. Mierda.

De repente siento una mano en la espalda que me hala con fuerza. Me engorilo, estoy a punto de soltarle una mano al güevón, pero entre tinieblas veo que es Alqui con una sonrisota. Me lleva a un rincón de la disco con sus panas locas, saca del bolsillo una bolsa y con una llave me sirve una montañita de perico en el pulgar. La esnifo con fuerza, con rabia, y me llega directo al cerebro, como un golpe de Jacky Chan. Pinnnn.

Arrimo el culo junto a ellos y empezamos a hablar de cualquier vaina. Nos reímos, Alqui invita los whiskies. Me siento ahora burda de bien. El house hace «tun, tun, tun», al ritmo de mi corazón, a 120 por hora. Estoy hasta el culo, pero el whisky me relaja. «La música es buena, pero nadie en este país la puede entender. Somos subdesarrollados culturalmente, estamos atrasados porque aquí nadie…».

No, no, no, que se calle el marico de Alqui, no me calo una labia rara a estas horas. Que se calle o le meto una mano. Mientras Alqui habla, pienso en otras cosas; en la muerte, por ejemplo. Él es el amo esta noche, a mí ya no me queda ni un pase y su bolsillo es infinito. Centro la mirada en la salida, cuento hasta diez y me trago el discursito del subdesarrollo. Necesito otro pase.

Mientras observo cómo la gente entra y sale del local, pillo a la jeva de la pista yéndose con otro viaje de cerditas. Maldición. Puta, zorra, calientagüevos. Empiezo a maltripear, me siento estúpido, solo, perdido, perdedor e incapaz de levantarme un maldito chocho, enano y regordete. Estoy maltripeando, me siento mal, la muerte acecha, necesito otro pase. Alqui, dame un pase. Hace que no me oye. Alqui, dame un maldito pase. Se para y se va a bailar. Eres una rata, pingüino de mierda. Un flaquito pelón, amigo de Alqui, se arrima y con mano tranquila y suave me mete una montañita amarillenta en la nariz. Estoy verdaderamente agradecido; pero que no ladille.

Un espíritu maligno se apoderó de mi nota y ahora el universo entero es una poceta llena de mierda. Tengo que controlar esta sensación. La música me atormenta, es una máquina que perfora cerebros y almas, no la puedo oír. El flaquito se empuja a mi lado y pregunta con tono de jevita si me pasa algo. Nada, le digo. Mamahuevo. No quiero hablar.

Se queda igual. Me surte de perico dos veces más y no dice una palabra. Al cabo de un rato, Alqui da la orden de partida. Plan B: ir a su casa a terminarse las bolsas que les quedan. El flaquito me invita. Ya esta noche no puedo dormir, pensar o hacer otra cosa, lo único que no soportaría es el bajón de la coca, necesito más. Estamos en el infierno: las paredes arden y Alqui es el demonio.

Su casa está llena de fotos en blanco y negro de hombres en interiores. Sillas rosas, panfletos de fiestas de Nueva York. Un maniquí de un niño mutilado vestido de sadomaso. Tiran en una mesa de vidrio todo el perico sobrante y hacen como 1.000 líneas. Me meto seis de un tiro. La mala nota se me pasa un pelo, me siento mejor, ahora soy un zombi sin conciencia ni espíritu. Me dejo llevar.

Los buitres se dan cuenta. El flaquito me da besos en el cuello, me toca el huevo y no se me para, me quita la ropa y me pone en cuatro patas sobre un sofá. Me dejo llevar. No siento nada. Me excito un pelo. Lo mete, lo saca. Sólo oigo que cantan, que rezan algo raro que suena así: «Tururú, tururú». Me adormece y me dejo llevar. Soy una putica, una niña virgen e indefensa que ni siquiera puede gritar. Viene otro de la pandilla y hace lo mismo. Espero que no sea Alqui. No puedo hablar, soy incapaz de decir que soy hombre y que primera vez que alguien me mete nada por el culo. Maricones. «Tururú, tururú». Soy incapaz. Creo que alguien nuevo está montado sobre mí.

Lo dije, hoy olía a pescado, a chocho. Lo que no sabía es que era el mío.

EL SOL SALE PARA TODOS

Me cago de la risa. Ahora sí que no me falta probar nada en la vida. Hasta me cogieron por el culo. Bueno, todavía falta experimentar la muerte y que yo mate a alguien, eso falta. Creí que el día que me pasara, que me dieran por atrás quiero decir, me iba a sentir peor, pero no, me cago de la risa. Ni siquiera le guardo rencor al flaquito de camisa plateada. Antes de llevarme a mi casa, me invitó a desayunar en el Manhattan de La Castellana y todo, un sitio lleno de actorcitos de televisión y bichitos de agencias de modelaje. El tipo seseaba, el flaquito mariquito, y les peloteaba a los actores de TV.

Fue una noche de copas, una noche loca, como dice María Conchita. Estas vainas pasan. Lo único que me enrolla es el sida, pero esos gays son más pilas con esa enfermedad que yo. De todas maneras, si me lo pegaron, me compro una metralleta y les vuelo la cabeza a todos, no sólo a los gays. Me duele el cuerpo y demasiado, tengo náuseas y sueño, eso es lo peor. Me tumbo en la cama el día entero, escucho radio y recuerdo.

FM

Habrá ¿qué? diez canciones nuevas, 15 porquerías atormentantes, eso es todo lo que pone la radio, además de los clásicos de los sesenta, setenta y ochenta.

Hay un clásico que me impresiona y es Men at Work. No importa lo que hayan hecho Bob Marley o Jim Morrison. Es más, no importa lo que haya hecho nadie en este puto mundo. El maldito Men at Work, con sus cuatro canciones de mierda, continúa sonando después de 15 años, por lo menos, diez veces al día en las FM venezolanas.

Me he preguntado una y otra vez cuál es el ingrediente mágico de este grupo de new wave chimbo de los ochenta, qué tiene que gusta tanto al público. Incluso, he pillado varias veces a panas con cintas encaletadas de esta bazofia en el carro. Pero no hay respuesta. Es inexplicable.

Estoy oyendo el corito de Who can it be now o como se llame esa plasta de canción y siento que la cabeza me va a estallar. Pun. Antes pusieron a Shakira, una gordita colombiana que me cogería con gusto, y primero el locutor habló de la crisis de liderazgo que vive el país. Mamahuevo.

Me encantaría organizar un movimiento armado que fusile a todos los imbéciles que hablan idioteces por la radio o la televisión. Que si Venezuela es un gran país, que vamos a salir adelante, que si la esperanza, que si el problema es éste o es el otro. A quién le importa. Yo lo que sé es que sólo me quedan 300.000 bolívares de la herencia que me dejó mi viejo y que no tengo trabajo. Mi peo es que las jevas se volvieron locas y que tengo un año sin mojar el pepino. Yo lo que quiero es que estos pajúos pongan buena música y se callen.

Es ese tal Johnny Mega, un bichito cuya gloria como locutor es tan inexplicable como la de Men at Work. Está en todos lados. En las vallas de la autopista, en la televisión, en la radio, en el periódico. La única cosa que le admiro es que ha hecho billete, y burda, el gallo ese.

Ahora pone Smashing Pumpkins y anuncia 40 cosas que no me sirven para nada. Lo que debería hacer este tal Johnny Mega es darme trabajo. Soy un tipo pilas que sabe cómo es todo y eso es lo que él necesita: gente de calle que le lleve noticias y nuevas ideas. Le voy a caer, de alguna forma. Lo voy a hacer. Me masturbo y duermo otra vez.

RUTINA

Hoy es lunes, día de control. Me toca buscarme el pedacito y fumarme un buen troncho para empezar la semana.

Agarro el Metro a las diez de la mañana. Odio el Metro. Todo el mundo dice que es bonito y tal, pero a mí me parece horrible; me parece horrible porque me ladilla que todo el día me anden diciendo que es depinga. ¿Por qué? Hay que hacer cola, la gente te mira con cara de culo, te atropellan, te aplastan, hace calor, siempre están en huelga o se suicida un güevón a la hora pico. Además, parece decorado por un portugués. Es una mierda.

De todas maneras, bailo el chachachá Casio que pone el hilo musical de la estación y me meto en el vagón pensando en que a esta hora no hay mucha gente y uno va, más bien, cómodo. Comodín Martin. Las caras cambian siempre y Caracas acá abajo parece más grande; es como una verdadera ciudad. Tengo 100 lucas en la cartera. No es buena idea cargar tanto dinero cuando se va para el barrio, pero es que hoy fui al banco y aproveché para sacar lo suficiente para vivir una semana. Me ladilla ir al banco. Me ladilla todo.

Me gusta el barrio y no sólo porque lo asocio con drogas. Alguna gente allá arriba es bien depinga. Sobre todo El Bróder. El tipo es malandro, pero de esos marginales inteligentes que te hacen un análisis profundo de las cosas con su lenguaje chaborro. El Bróder jamás ha salido de su barrio José Félix Ribas. No necesita hacerlo, allí es rey y todo el mundo lo quiere. No atraca, ni roba, pero sabe cómo es todo. Tiene más de tres muertos encima, o eso dicen. Allí, para mantener el poder, incluso para sobrevivir, tienes que batirte una como en las manadas de animales. No pasa de los 40 años y lleva 20 como jefe en la quebrada oeste de José Félix.

Todos los fumones serios de Los Palos Grandes le controlan al Bróder. Desde El Tufo hasta los más chamos. La cosa es ancestral, es un jíbaro familiar. Pura crema y a buenos precios. Además de comprarle el pedacito, quiero pedirle un consejo a ver qué dice sobre mi vida. José Félix es otro planeta, la gente no te entiende y tú no los entiendes. Miran, hablan, comen, oyen y se tocan de otra forma. Es la cosa más urbana que pueda existir con las cloacas, el hacinamiento, las pistolas y esas mierdas, pero también es burda de rural con sus gallinas, plátanos y sancochos dominicales a la puerta de la casa. Es horrible, feo, asqueroso. Eso no es Caracas, aunque allí vivan más de la mitad de sus habitantes. Da vértigo.

Camino hasta La Bombilla de Petare y agarro el jeep que sube cerros. Tardo como 25 minutos en llegar hasta las escaleras que conducen a la casa del Bróder. El tecnomerengue a 140 revoluciones empieza a sonar como si viniera del espacio sideral. Esa es la parte del camino que más asusta. Sientes 1.000 ojos que te observan, que te calibran, te encañonan y que esperan a que te resbales un poquito para comerte como hienas. Niños, viejas, perros, gatos, todos miran igual. Una bomba, esa es la solución para este país.

El Bróder y su pandilla, 40 carajitos, 55 mujeres, 80 hombres, 25 viejos, no sé, hay burda de gente y todos, al parecer, viven en el rancho. Adentro hay un televisor de 27 pulgadas último modelo con su correspondiente VHS.

Una vez le pregunté al Bróder que dónde alquilaba las películas y me llevó, como respuesta, a un rancho vecino que estaba mejor surtido que Blockbuster. En un rancho puedes conseguir lo que quieras, desde ametralladoras del ejército israelí hasta qué sé yo qué coño de madre. El Bróder me recibe, como siempre, bien cariñoso. No sabe el nombre de ninguno de nosotros, para él todos los que venimos de abajo somos los gringuitos. «Ay, papá, ahí viene el Gringuito Criseado». Yo soy el Gringuito Criseado, El Tufo es el Gringuito Mayor y así. Ese es su saludo.

Entramos al rancho y el televisor muestra imágenes de una comiquita japonesa. «Hola. Yo soy Sailor Moon». Suas. Hay un viaje de cortinas de baño que dividen los espacios, esas son las paredes. Todo el mundo anda medio desnudo y huele burda a aceite quemado. Seguimos rumbo al jardín, un barranco lleno de plantas raras y olorosas. Lo mejor que tiene el rancho del Bróder es la vista. De ningún otro lugar de la ciudad se puede ver algo tan depinga.

Caracas parece, desde acá arriba, un parque verde, no la basura que realmente es. Los edificios imponentes. Para los que viven en José Félix, del valle perfecto vienen las telenovelas y Baywatch, toda la mierda. Desde aquí Caracas es igual a Beverly Hills, es igual a una ficción, otro planeta. Abajo queda el cielo y arriba el infierno. Me cago de la risa. Para mí todo es un infierno. El Bróder me trae lo que le pedí, un pucho de 10.000 junto a una birra bien fría que invita la casa. Le digo: Bróder, brother, te quiero pedir un consejo. «Desembuche, panita Gringuito Criseado, aquí estamos para ayudar al prójimo», responde El Bróder mientras se sienta sobre unas piedras que apuntan hacia Parque Central.

Antes, comienzo a decir, vivía día a día sin preocupaciones, no me importaba el futuro No future, ¿entiendes? Ahora, panita Bróder, sólo pienso en la hora que vendrá, el minuto y el segundo. No tengo esperanza y sólo me quedan 200.000 bolívares para pagar los vicios y movidas de dos semanas.

El Bróder arruga la expresión y lleva la mano izquierda a la barba que cubre su negro rostro. Lo piensa y, después de unos segundos, escupe:

—¿Tienes esas 200 lucas contigo, panita Gringuito Criseado?

Le respondo que unos 70.000. «Entonces, espérame aquí», suelta, para luego dirigirse al rancho. Al cabo de unos minutos, regresa con un objeto negro y pesado.

—Esta no es la solución de tus problemas, panita Gringuito, pero te lo digo de una: la vida te acorraló como a un becerro por achantado. Necesitas un buen hierro para cuando se te acabe el dinero. La melcocha se va empezar a derretir. Y aquí el pana Bróder te trae uno regalado, pues, a 60 lucas, y cinco más de balas. Te lo digo, Gringuito, tienes que estar pilas, algo va a pasar, algo se está cocinando en la calle y huele mal.

EL ACCIDENTE DE CAIMÁN

Madrugada del 22 de agosto. Los años 90.

Nada, nada, nada, nada.

Caimán agarró el carro y una botella de ron. Velocidad, velocidad.

Terminó en la autopista hacia Valencia. Aceleró, aceleró, aceleró y de repente… Perdió el control y se estrelló contra una baranda de seguridad.

Sangre, clínicas, llanto, 23 años, miseria, mierda…

Siempre dicen que todo tiene sentido en la vida, que las cosas no ocurren de gratis. No me jodan, no hay lógica en el universo.

RICOCHET RABBIT

No sé para qué le compré el hierro al Bróder. Que si la melcocha, el corral, la vida, la muerte. Ahora estoy paranoico. Te sientes poderoso, así medio comando y todo, y lo que provoca es dispararle a cualquiera. A los mariquitos que te miran mal, a los motorizados que se te atraviesan, a los que atienden en McDonald’s. Ayer estuve a punto de sacarla y caerle a tiros a un metropolitano que le entraba a coñazos a un huelepega, pero me contuve.

Lo que más tripeo de tener un hierro es la fantasía. Me imagino, por ejemplo, que asalto un banco y me llevo 20 millones, que asesino a la alcaldesa y a sus malditos policías y que luego me meto un tiro. Lo he pensado hasta con el Presidente. Me cago de la risa.

Nunca he votado, ni lo voy a hacer. Me parece que esa es la actitud. Si tuviera dinero, tampoco pagaría impuestos.

Me lo pongo en la espalda y se siente burda de pesado, se nota que cargo un hierro. Ando con chaqueta, así haga 34 grados. Parezco policía. Creo que este bicho me va a traer más problemas que beneficios. Voy de frente hacia la carrera criminal.

Pero no, tengo que ir por el camino recto y legal. Está mi vieja; se muere si además de marihuanero me meto a choro, si termino en la última página de El Guardián o incinerado en La Planta como un perro. Tengo que velar por ella, cuidarla. Voy a ir a hablar con Johnny Mega.

Nos subieron el alquiler, 400.000 bolos, y mi mamá no sabe de dónde sacarlos. Está pensando en la posibilidad de mudarnos al interior. Tenemos un apartamento en Barquisimeto. Yo no me quiero ir de Los Palos Grandes así. Ya verá, voy a producir billete.

Es que soy un idiota, allí está Johnny Mega, metiéndose burda de dinero. Allí están los hermanos Suave, de mi edad también, los únicos que han hecho algo en esta ciudad. Hace diez años andaban igual que tú o yo, ruleteando, jodiendo y rumbeando por allí. Y de repente, los tipos se perdieron. Comenzaron a traficar coca a Europa. Regresaron, montaron un poco de discotecas. E invirtieron fuertemente en la bolsa. Ahora tienen todo el poder del mundo. Admiro que jode a esos carajos. Juan Pipa, el tipo que tiene el récord mundial de piedritas de crack consumidas en una hora, me lo contó. Les tiene arrechera porque él viene de una familia tradicional y piensa que los hermanos Suave son unos nuevos ricos. Ellos están depinga, mientras que el papá de Juan, que era dueño de un banco y todo, está exiliado en Miami.

Juan Pipa me invitó el miércoles a bajar a La Guaira en su camionetota Toyota. Estuvo bien depinga el viaje, aunque un poco gorila. Fuimos hasta La Punta a surfear y no había nadie. Nos tiramos unas buenas derechas y nos fumamos unas cuantas piedras. Me dice que sus padres se están divorciando, que su mamá está esperando que los marcianos la vayan a buscar a La Gran Sabana y que su papá está con una carajita buenísima instalado en Miami. A Juan le dejaron los carros y la casa y no se queja.

Subiendo de regreso vimos algo que nos friqueó. Íbamos por Macuto y notamos de repente a un viejo que corría desesperado hacia la playa. Detrás de él iban dos metropolitanos con las pistolas en la mano. Quién sabe lo que hizo. Los pacos empezaron a disparar y le dieron en la espalda. Juan frenó y nos quedamos viendo la vaina. El viejo temblaba y botaba sangre por la boca. Creo que el tipo se murió. Igual, no esperamos a saberlo y arrancamos hacia Caracas. Antes de dejarme en la casa, el panita Juan me invitó el viernes a la despedida de su prima, una mami buenísima, según él, que estudia en Boston y que el lunes se regresa. A ver si mojo el pepino.

ÁNGEL DE LA GUARDA

Me iré entonces sin ti, ángel, convencido de que nunca hubo ni habrá guardia.

HORA CERO

Tiene razón El Bróder, en esta etapa de mi vida cualquier mierda puede pasar. Por un lado siento que la muerte está cerca, que vigila. Y por otro, tengo la intuición de que algo bien chévere está por llegar.

Me pongo los Levi’s menos escoñetados, las boticas más limpias y la franela más nueva, me cago de la risa, una del comandante Chávez que me regaló Caimán en navidad. El toque maestro del look lo da una chaqueta negra de cuero que era de mi viejo, burda de sesentosa. Y, por supuesto, el hierro, como siempre, encaletado atrás. Me siento burda de guerrero. Llueve, desde hace meses llueve sin parar, y tengo el atuendo adecuado.

El programa de Johnny Mega comienza a las cinco de la tarde. Son las tres y La Sónica queda en Las Mercedes. Tengo que agarrar un viaje de carritos para llegar hasta allá. Pateo la calle con arrechera. Miro a la gente con mi cara de culo, me morboseo a las monas que se suben al carrito y llego a la estación. Me enrollo un pelo, no sé qué decirle a la secretaria. Es burda de ilógico pero verdad. Me meto en una tienda de discos que está al lado. Me provoca fumarme un buen troncho, para calmarme y hablarle bien cool al Johnny Mega. De güevón dejé un tabaquito que tenía enrolado y todo en la casa. Pura mierda es lo que vende la tienda. Que si Salserín, que si Men at Work. Hay una vaina que se llama Los Amigos Invisibles. ¿Qué mariquera es esa? Debe ser otra porquería como Zapato 3. «¿Le puedo ayudar en algo, señor?». Le puedo ayudar en algo, le puedo ayudar en algo. Puta, cállate, déjame en paz, ¿no ves que estoy nervioso, mona de mierda? Salgo de la tienda y voy directo a un kiosquito que queda cerca a tomarme una Frescolita. El vicio por las colitas me lo pegó Chicharra; decía que la Frescolita era un manjar de dioses. Le encantaba ponerse hasta el culo de monte y tomar colita, una tras otra, con burda de hielo. Esos coñodemadres que lo mataron no saben lo depinga que era el Chicharra. Si lo hubieran conocido ni de vaina lo matan. Lo extraño.

Qué más, pana, tú no me conoces. Me llamo Luis Lapiña y escucho todos los días tu programa. Bien bueno. Estudié Filosofía en la Central. Estoy desempleado. Tú sabes lo difícil que es que le den trabajo a un filósofo y, bueno, como tu programa es de noticias y de comentarios así sociales y filosóficos, yo me preguntaba si tú no necesitabas a alguien que te ayude a montarlo. Además, pana, yo me muevo en la calle, sé cómo es todo allí. ¿Ves? Te puedo conseguir noticias, gente interesante que está haciendo vainas nuevas, ¿no? Tú sabes.

Nadie está haciendo vainas nuevas, nadie tiene ideas, no hay nada interesante, no sé qué puedo conseguir. Qué va, esta labia no va a funcionar, tengo que tripearme otra cotorra para caerle al Johnny Mega. Estoy frito.

Camino un pelo más y encuentro un café así bien nice, lleno de carros último modelo y gorditas con lentes oscuros que comen tortas de chocolate a 3.000 bolívares. Es como entrar a Disney World. Me doy un lujo y pido un marrón grande. Tengo un primo que se metió a krishna. Le hicieron un lavado de cerebro y todo el día anda en un peo con la vida material. Vive en el templo con ellos y, por lo menos, comida no le falta. Esa es otra, llamar a Ernesto y meterme a krishna para olvidarme del mundo material y odiar más a estas gorditas.

Johnny, pana, tú no me conoces, soy un bichito, el más bichito de todos. La mayoría de mis panas están muertos o quemados. No sé hacer nada. No tengo futuro. ¿Te interesa? ¿No? Cambia la nota, abre los ojos. Soy tu audiencia.

El café sabe mal y está demasiado caliente, no sé cómo pude pagar 500 bolos por esta mierda. Salgo a la calle otra vez, un poco más decidido y optimista. Suas. Un carajito con patines en línea me pasa por el lado volando, va demasiado chola. Cruza la calle sin darse cuenta de que un Honda negro va directo hacia él. Pan. Qué feo. El Honda le destripó la pierna.

Me siento criseado, necesito un tabaco. Sudo y las manos me tiemblan. Estoy lleno de odio. De rencor. No hay destino. ¿Pedirle trabajo al mamahuevo de Johnny Mega? Estoy loco. Lo voy a hacer. Camino hacia la estación.

Verga. Mmmm. Pinnn. Qué jeva más buena, digo al ver a una catira que está afuera de La Sónica metida en un Mitsubishi rojo. Qué jevón. El pecho me arde, la cabeza me da vueltas, nunca he visto una mami así. Tengo suerte, no joda, quizá esa es la jeva de mi vida y por eso vine aquí. Un coño Johnny Mega. Le voy a caer. Luis, valor. Una sonrisota. Extiendo, todo superhéroe, los brazos hacia el techo del carro.

Salto y digo:

¡Holaaaaaaaaaaaaa!

Un segundo.

Una mirada.

«Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh», un grito.

¿Qué le pasa a esta jeva? ¿Se volvió loca? ¡No grites, tranquila, no te voy a hacer nada! ¡Maldita sea! ¡Tranquila, tranquila, ya, cálmate! Volteo nervioso a los lados.

¡No sujetes la cartera, no te voy a hacer nada!

No le quiero hacer nada a esta jeva, sólo quería saludarla. Yo, yo, yo…

¿Qué pasa, qué pasa? Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Puta. ¿Qué te pasa? ¿Estás loca? ¡Coño, cálmate, cálmate, ya, yaaaa; para de gritarrrrrrrrrrr!

Cállate, cállate, cállate.

¿Qué haces, te volviste loca? Maldita, no prendas el carro, no toques la corneta, tranquila, la gente se está asomando, coño, allí viene el guachimán, ¡saca la pistola, coñodemadre! Coño de la madre, coño de la madre, me apunta… Me va a matar.

¡El hierro!

Deja una respuesta