literatura venezolana

de hoy y de siempre

Novela

Páginas selectas de las mejores novelas venezolanas

Parto de caballeros

Luis Barrera Linares Capítulo 8: Paloma mensajera al comienzo pocas personas hubieran sospechado que estaba hablando en serio, pero el rescate del niño y de su hijo extraviado se convirtieron…

Mázepa (fragmento)

Magda Uzcátegui Armas CAPÍTULO I. CELA Todos los niños corretean y juegan en el receso. Es viernes, y los alumnos están más ansiosos y alegres de lo normal por ser…

Peregrina (primer capítulo)

Manuel Díaz Rodríguez Sobre el barbecho se abre aún la rosa de la tarde, cuando ya cierra la noche en el cafetal y son los callejones como ríos de sombra…

El falso cuaderno de Narciso Espejo

Guillermo Meneses Documento «D» PRIMER REPORTAJE SOBRE LA NUBE AMARILLA La nube amarilla estuvo sobre la ciudad desde antes del momento crepuscular; pero, para mucha gente, aquel inmenso cuerpo de…

País portátil (fragmentos)

Adriano González León La escalera cubre la cola del pájaro pintado. Se levantan las hojas. Se devuelven los tres muchachos a la salida del bar y suena un pito. Más…

El bosque de los elegidos (VI, final)

José Napoleón Oropeza Los girasoles seguirán existiendo pese a sus deseos e igualmente ha de encontrar otro muchacho que se empeñará en llamar Glen o Ruggiero. Quizá venga con el…

Peter (fragmento)

Lena Yau Peter decidió ser abstemio temporal la noche del anuncio. La jornada en las bodegas fue intensa; muchos pendientes por cerrar cuando se instaló la suspensión por decreto. ¿Cómo…

Los topos

Eduardo Liendo ¡Traslado! ¡Traslado!, grita alguien que, parado sobre una litera, observa por la ventana de la celda hacia el patio de la prisión. Se oye el ronco ruido de…

¡Veinte somos los Amos del Valle!

Francisco Herrera Luque «…Veinte somos los Amos del Valle: Blanco, Palacios, Bolívar y Herrera… —va musitando en su silla de mano de cuatro esclavos, damasco y seda— …Gedler, de la…

Salomón (Estancia primera)

Gustavo Luis Carrera ESTANCIA PRIMERA Todo el mundo cree que es una gran cosa haber nacido donde y cuando nació, y no voy a caer en lo mismo; pero no…

Historias de la marcha a pie

Victoria De Stefano En un día malo de 1979, bajo la lluvia, perdida, extenuada, buscando refugio en la casa de los muertos, cuyo contorno se me apareció de pronto, en…

El ojo de consuelo (primera parte)

Alberto Hernández Un agujero en el cráneo El perfil afilado de Consuelo Morillo no distrajo la atención de quien examinó con delicada curiosidad la trayectoria de la bala, que penetró…

La enfermedad (fragmentos)

Alberto Barrera Tyzska —¿Ya están listos los resultados? Apenas pronuncia la pregunta, se arrepiente de inmediato. Andrés Miranda quisiera detenerla en el aire, devolverla a su lugar de origen, esconderla…

Los alegres desahuciados (capítulo I)

Andrés Mariño Palacio Moría ya la última nota de la exquisita sinfonía cuando Vivián se levantó y caminó con manifiesto desgano hacia la ventana. Abajo se veían los techos rojos…

El violinista (fragmento)

Adolfo Mejías “En la ciudad de La Calma continúa la lluvia de cinco días, sin sol, noches sin luna, ni estrellas; como suele pasar en estas tierras sin estaciones, pero…

La copla errante

Rómulo Gallegos La sabana arranca del pie de la cordillera andina, se extiende anchurosa, en silencio acompaña el curso pausado de los grandes ríos solitarios que se deslizan hacia el…

El regreso de Toñito Esparragosa (contado por él mismo)

Julio Garmendia SIENDO PEQUEÑO, muy pequeño, demasiado pequeño para mi edad, me mandaron mis tíos, los tíos que me quedaban (o a quienes les quedaba yo, que fui huérfano de…

El mago de la cara de vidrio

Eduardo Liendo De cómo una rabieta se convierte, dialécticamente, en una memoria de ultratumba Yo, Ceferino Rodríguez Quiñónez, de edad flexible y renuente al control del almanaque, maestro de vocación…

Liubliana (Preludio)

Eduardo Sánchez Rugeles 1 «¡El loco, el loco!», dijo una voz infantil. Los niñitos de la cuadra salieron corriendo. «¡Corre! ¡Corre que ahí viene el loco!», gritaron riéndose, escudándose detrás…

Memorias de Altagracia (fragmentos)

Salvador Garmendia El tiempo de aguas se aparecía de golpe Una mañana, halándome agachado en el jardín, sentía brotar de ceca un olor tamizado y profundo que venía de adentro…