literatura venezolana

de hoy y de siempre

Cuento

Lo mejor del cuento breve en Venezuela

  • Inicio
  • Cuentos de Keila Vall de la Ville

Cuentos de Keila Vall de la Ville

El Triángulo de las Bermudas, o te voy a contar quién soy Cuando llegué me dije: Llegué. Ya estoy en Madison. Es más económico que Manhattan, apenas a cuarenta y…

Dos cuentos de ciencia ficción

Jesús Puerta FELIZ AÑO 1984 Él sabía que vendría el momento en que la ruleta de la vida terminara su vuelta completa y le tocaría estar del otro lado, es…

Cuentos americanos (selección)

Rufino Blanco Fombona EL CADÁVER DE DON JUAN Mi amigo don Pablo y yo teníamos la costumbre de pasearnos juntos, casi todas las tardes, por los alrededores de Caracas. Aunque…

Cuentos de Silda Cordoliani

Babilonia El día en que la sangre manchó mi túnica, Antra, la vieja esclava de mi madre, se ocupó de los preparativos. Bajo sus órdenes las otras esclavas doblaron y…

Cuentos de Urbaneja Achelpohl

Las hazañas de Chango Carpio y Sietecueros La noche y para más una lluvia menuda y copiosa los había sorprendido en el camino. A cada instante caían de un fangal…

Dos cuentos de Edinson Martínez

El Rey de la felicidad De la felicidad como ironía… I Según se ha dicho de un reino lejano, cuyo lugar y nombre no vienen al caso, en el que…

Contracuerpo

Wilfredo Machado Toda la eternidad no es más que una sola noche. Platón, Apología de Sócrates Toda la noche en la vigilia, la mujer estuvo escuchando el ruido pausado y…

Una mujer me mira y me incomoda

Miriam Mireles A Orlando Alcántara Fernández. Tiene una discreta cámara fotográfica, la mueve con cierto nerviosismo entre sus manos. La mujer la saca a cada rato de su bolso. Hago…

Los días mayores (selección)

Orlando Chirinos Cuando estés en tu reino Asisto en el coliseo romano al sacrificio de los mártires sublimes (…). La muchedumbre de los espectadores, animada de una crueldad gozosa, rompe…

Visión memorable (selección)

Miguel Gomes ENXIEMPLO. El agua en el baño. Había olvidado cerrar la llave. Entré y en la confusión del vapor detuve la ducha. Mi imagen apenas pude sospecharla en el…

La última de las islas (selección)

Antonieta Madrid El entierro Se lo dije a Lourdes, que no fuéramos al cementerio. Era suficiente con haber ido al velorio, casi toda la noche, como hasta las tres de…

Dos cuentos de José Balza

La sombra de oro A Silda Cordoliani Claro que yo también tuve ocho años: puedo asegurarlo ahora por la sombra dorada del caimito. Desde muy lejos, desde un pequeño brillo…

Dos cuentos de Eziongeber «Chino» Álvarez

No lo leas Solo puedo inventar historias sobre cosas que ya han sucedido. Alison Bechdel Por ponerle alguna medida, yo siempre me he sentido como a 50 o 100 einstein…

Dos cuentos de Omar Pineda

Una mujer con sombrero Hubo una vez en mis dieciocho que fantaseaba con chicas hermosas e inalcanzables. Pertenecían a la realidad, a ese mundo bienaventurado de la vida universitaria en…

Dos cuentos de Judit Gerendas

La escritura femenina Me siento obligada, casi en contra de mi voluntad, a hacer una confesión que sé que me perjudicará enormemente. Pero no me queda más remedio que hacerla,…

Con agua en la piel (selección)

Francisco Massiani Grace A Ilse Castillo Todo comenzó porque Daniel me mostró las fotos que había tomado en Perugia. Confieso que me gustan, puedo imaginar (con esa única prueba, inmóvil,…

Cuentos de Jorge Gómez Jiménez

Alarmas Había llorado tanto que tenía corrido el maquillaje, así que cuando pasaba algún carro bajaba la mirada para no ver mi reflejo en el retrovisor. Pero claro que lo…

Mitos wayuú

LA HIJA DE MALEIWA Allá en la cálida tierra de la Guajira vivían un hombre y su mujer, en un guanetu que el marido había levantado sobre recios horcones y…

Dos cuentos de Nelson Enrique Chávez

La libertad según los araguatos Hace varios años quisimos rescatar a Pancho, pero nos quedamos en los cálculos: ¿cuál sería el mejor recodo para introducirse de noche en el parque…

Cuentos breves de Wilfredo Machado

LA INVENCIÓN DEL FUEGO En el sueño la mujer entró en el vagón y vino a sentarse justo a su lado. A esa hora la estación del metro estaba vacía.…